Outsourcing a Software Company

Qué tener en cuenta al subcontratar una fábrica de software

Al subcontratar una fábrica de software, diversos son los beneficios que una organización puede experimentar. Ya sea que se trate de un negocio con varios años en el mercado o se trate de un nuevo proyecto, contar con el apoyo externo de especialistas en tecnologías de la información (TI) facilita la transformación digital de aquellas compañías que requieren modernizarse; de igual modo, acelera el crecimiento de las recién constituidas en un marco de innovación. No obstante, el proceso de escoger a un proveedor no suele ser tarea fácil. En el camino abundan las dudas entre los directivos, lo que no es para menos, pues la mayor responsabilidad acerca del futuro de la compañía recae sobre ellos.

Por lo anterior, hemos seleccionado los aspectos más relevantes a la hora de escoger al aliado de negocios que ayudará a optimizar los procesos y aprovechar las oportunidades de mercado. En otras palabras, a salir galopante y victorioso en la exigente era digital.

Zona horaria y proximidad

Como en todo tipo de proyecto empresarial, el tiempo es vital. Por ese motivo, el desarrollador de software debe poder adaptarse a los horarios de la compañía atendida; esto quiere decir que no se necesita que el proveedor se encuentre en la misma ciudad, de hecho, la modalidad nearshore entre Estados Unidos y México resulta cada vez más común; lo que debe brindar la fábrica de tecnología como parte de su propuesta de valor es la respuesta o resolución correcta en el tiempo correcto.

Relación costo-beneficio

Un claro beneficio de la subcontratación tiene que ver con la disminución de costos asociados a infraestructura, salarios y capacitación. En términos generales, esto es algo que ofrecen todas las fábricas de software; pero al momento de la elección, conviene evaluar con exhaustividad cada propuesta en función de la inversión y el valor que se puede generar en los distintos plazos: lo más barato no necesariamente representa la mejor opción.

Metodología probada

Cuando una empresa sabe lo que hace y tiene experiencia, establece el conjunto de métodos más apropiado para ejecutar los proyectos. Una metodología adecuada en el ámbito de las TI debe contemplar fundamentalmente el entendimiento del objetivo; revisión de los procesos actuales; alineación de procesos; diseño y desarrollo del nuevo sistema; implementación y pruebas, y documentación, capacitación y puesta en marcha.

Experiencia y conocimiento de la industria

Sin duda, a la hora de confiar la estrategia tecnológica, tiene un punto ganado aquella empresa de software que conoce las tendencias del sector, cuáles se consideran las mejores prácticas, así como cuáles han sido los aciertos y desaciertos en proyectos análogos. Esto se traduce también en la credibilidad y confianza que todo cliente aspira en una relación comercial. 

Perfil innovador

Si hay algo que no para, son los avances en materia de tecnología informática y de la información. En un mundo que afirma que el nuevo petróleo son los datos, dejar a un lado las tendencias sobre el tema solo causará el rezago de la compañía. Por esta razón, la fábrica de software a subcontratar debe estar al día con los desarrollos y promover la práctica de la innovación disruptiva, lo que conlleva experimentar con lo emergente y lo que sigue: inteligencia artificial, machine learning, computación cuántica, etc.

Cualquiera que sea la necesidad al buscar una fábrica de software, tomar en cuenta lo mencionada dará importantes luces para la decisión de compra. Si deseas mayor orientación y trabajar con una empresa que hable tu mismo idioma, no dudes en contactarnos: Make IT Happen.