-->
renovar la tecnología Wundertec

Renovar la tecnología sin morir en el intento

El cambio en las reglas del juego que trajo 2020 exige a las empresas aumentar la competitividad. Renovar la tecnología es, sin duda, el punto de partida para optimizar todo lo inherente a la organización.

La renovación es la base del progreso, así lo planteaba el escritor Miguel de Unamuno en la España de hace cien años. Hoy, en medio de avances que ocurren a mayor velocidad, el pensamiento sigue vigente e increpando a aquellas organizaciones que se mantienen estáticas, esperando que el viento cambie a favor, en lugar de ajustar las velas.

Como piedra angular de los procesos en una empresa, la tecnología debe ser renovada para alcanzar las ventajas que a nivel de mercado se requieren. No hacerlo podría empujar el proyecto de negocios a una situación tormentosa manifestada en los números de la compañía. De ahí que parte del presupuesto anual de las firmas más competitivas apunte a la inversión en tecnologías de la información (TI).

El ¿caos? de renovar la tecnología

Dependiendo del estado actual y la visión, renovar la tecnología puede ser más o menos escabroso. Lo ideal es contar desde el inicio con la asesoría adecuada para estudiar el caso y darle la mejor resolución posible. En ocasiones bastará con actualizar la licencia de software. En otras, será preciso cambiar el hardware o los dispositivos y hasta transformar procesos.

Para orientar la tarea en un marco de practicidad y armonía operativa, reunimos algunos aspectos a considerar en cualquiera de los casos. No sin antes aclarar que el desarrollo de la informática en las últimas décadas ha traído consigo la posibilidad de renovación a costos manejables, por cuanto la nube permite reducir costos por infraestructura. Asimismo, la modalidad de servicio bajo demanda permite pagar solo por el recurso utilizado.

Verificación de necesidades vs. licenciamiento y característica del sistema actual

Identificar los requerimientos implica conocer los problemas que la tecnología obsoleta está generando sobre el negocio. Para ello, es fundamental entender la cadena de valor y tener objetivos empresariales claros. Además, saber si el modelo de negocios se está transformando y marcando su eje en lo digital. ¿Faltan usuarios por sumar al sistema? ¿La información tarda en actualizarse o no está unificada? ¿Se admite trabajar desde cualquier lugar? ¿La solución es fiable para tomar decisiones? ¿Cómo es la ciberseguridad?

Evaluación del rendimiento de los dispositivos móviles y de escritorio

Con el auge de las aplicaciones móviles los dispositivos se han diversificado. Ya es común emplear tablets en un almacén o, como cliente, firmar en un smartphone al recibir un pedido. Para que el desempeño sea óptimo, sin importar el medio con que se maneje el sistema, conviene tener equipos con características modernas o que cubran las características mínimas de procesamiento. Esta labor se puede llevar a cabo por etapas para controlar mejor el desembolso.

Entendimiento del entorno/mercados y actitud frente a la innovación

Renovar la tecnología no debe ser un capricho. Se trata de un proceso que ve hacia dentro y hacia fuera de la organización. También que ve del pasado al futuro. Si se decide implementar un sistema para automatizar la fuerza de ventas, este debe cubrir aspectos esenciales de la materia e ir más allá. ¿Qué información o funcionalidad adicional se puede integrar al sistema que genere mayor valor para el negocio? ¿Qué lugar ocupa el cliente o los públicos ante la nueva adopción tecnológica?

Por último, no hay progreso sin adaptación/renovación. Menos ahora que el entorno digital permite que pymes compitan con grandes corporativos y las fronteras se han desdibujado para lo comercial.

Conoce lo que podemos hacer por tu organización. Evita el rezago tecnológico.

Make IT Happen

Deseo digitalizar mi empresa