Amazon lidera el mercado de la nube con un porcentaje del 32 por ciento.

El consenso sobre los beneficios de la nube es bastante amplio. Este modelo de almacenamiento de datos tiene el poder de aumentar de forma significativa la agilidad de la empresa y las oportunidades de éxito. Sin embargo, más allá de las bondades que esta opción presenta, la pregunta que todo ejecutivo se hace al momento de cambiar es ¿cuál proveedor debo escoger para mi compañía? No se trata de una elección únicamente técnica, sino de una decisión que debe ser tomada considerando los aspectos más relevantes del negocio, ante lo cual, Amazon Web Services (AWS), la nube de Amazon, brinda una interesante posibilidad.

En las siguientes líneas, explicamos por qué es la tecnología con la que decidimos trabajar y la que le sugerimos a nuestros clientes, no en vano, grandes corporativos como Unilever, BP y Vodafone adoptaron ya este paradigma de la mano de la firma de Jeff de Bezos.

Resultados rápidos y fiables en un marco de seguridad

Al trasladar las cargas de trabajo que son manejadas en complejos sistemas de servidores a AWS, se puede obtener acceso instantáneo a la infraestructura requerida para ejecutar las aplicaciones. Esto significa que los tiempos de espera y las largas colas de trabajo asociadas a los recursos on premises limitados desaparecen. A la par, a fin de ofrecer altos niveles de resiliencia frente a sistemas interrumpidos, AWS cuenta con centros de datos en varias regiones del mundo cuyas instalaciones son independientes y remotas para garantizar la disponibilidad. Dado que lo anterior es gestionado cumpliendo con los requisitos de seguridad más exigentes del mundo, la confidencialidad e integridad de la información están aseguradas.

Infraestructura global de la nube de Amazon
Mapa nube de Amazon
Fuente: AWS

Escalabilidad prácticamente infinita

La escalabilidad es la capacidad que tiene un sistema de adaptarse a las necesidades del usuario final. En el caso de la nube, se asocia también al número de usuarios que necesitan el servicio en un momento determinado. La capacidad informática de AWS crece todos los días para impulsar un nivel de automatización en las prácticas operativas cada vez mayor, permitiendo que las empresas que confían en este servicio crezcan a la par del gigante tecnológico. En cuestión de minutos, una organización puede pasar de un empleo bajo de recursos a utilizar miles de servidores sin perder la calidad.

Configuración flexible

No importa a qué tipo de desarrollo pertenezcan las aplicaciones actuales de la compañía. La flexibilidad de AWS permite trabajar con una enorme variedad de lenguajes y sistemas operativos. De esta forma, cada empresa puede migrar sin tener que cambiar de modelo de programación o adoptar en lo sucesivo la solución que tenga mayor sentido para el negocio. Desde el punto de vista de la gestión, la flexibilidad facilita centrarse más en los procesos de innovación que en la infraestructura. Esta es una de las cualidades de AWS que le ha facilitado liderar, por casi una década, el Cuadrante Mágico de Gartner sobre infraestructura en la nube como servicio.

Cuadrante Mágico de Gartner
Cuadrante Mágico de Gartner sobre infraestructura en la nube como servicio.
Fuente: Gartner

Reducción de costos por infraestructura

Cuando se opta por AWS, se evitan tanto costosos como largos ciclos de implementación asociados a la infraestructura: se optimiza el empleo de recursos. Asimismo, se elimina el riesgo de que el despliegue on premise quede obsoleto y afecte el retorno de la inversión. La modalidad bajo demanda que propone la empresa admite pagar por la capacidad usada, así las organizaciones tienen un desembolso justo y logran contar con tecnología de última generación, sin ser forzosamente enormes firmas.

Entre tantos competidores, una decisión inteligente es aquella que mira al proveedor más adaptado a la realidad tecnológica y las demandas de la compañía. Si deseas migrar seguro, en línea con los objetivos de negocio y siendo dueño de tus datos, podemos ayudarte.