El Buen Fin celebra su novena edición del 15 al 18 de noviembre de 2019 y, como cada año, se espera que las ventas superen las del periodo anterior. El programa impulsado por el sector público y privado representa una atractiva oportunidad para los negocios; no obstante, exige a estos una gran preparación para no correr el riesgo de trabajar mucho y ganar poco.

Se espera que las ventas de la
edición 2019 supere los $ 118,000 millones de pesos.

¿Cómo preparar mi negocio para el Buen Fin?

Para el sector comercial, la tecnología se presenta como una aliada clave, por lo que la principal sugerencia para sacarle un provecho real al Buen Fin es disponer como base de las soluciones informáticas adecuadas. Cuando la compañía integra la información de los sistemas transaccionales y operacionales, puede obtener una panorámica del negocio que permita mejorar la toma de decisiones, de allí que los sistemas para la gestión de las relaciones con los clientes (CRM), para la planificación de los recursos empresariales (ERP), el control de operaciones (PCO) y la inteligencia de negocios (BI) sigan marcando la pauta en la gestión empresarial.

Partiendo del hecho de que se dispone de una o varias de estas herramientas o aplicaciones afines, para beneficiarse del Buen Fin de igual forma es necesario ordenar y planificar una serie de aspectos.

El Buen Fin está inspirado en el
Black Friday estadounidense y se lleva a cabo la semana anterior a la
conmemoración de la Revolución Mexicana. 

Estrategia comercial

Para definir el camino a seguir es indispensable conocer los números de la compañía, para lograrlo, se deben reunir y analizar los datos y la información de las áreas que tocan lo comercial, como ventas, marketing, almacén y producción. Luego de tener claro cómo se está y lo que se espera en términos de utilidad o ganancia, establecer si lo anterior se alcanzará mediante descuentos directos, 2X1, meses sin intereses, códigos promocionales, entre otras opciones posibles para los clientes.

Control de stock

Claramente a todos los comercios les compete la gestión de stock, pero dado que durante el Buen Fin se suele experimentar un alza en las ventas considerable, atender este punto con un tiempo prudencial hará que el producto esté para el comprador en el momento justo. Las aplicaciones de negocios actuales, gracias a la algorítmica, ayudan a predecir la demanda, lo que hace que la administración de los recursos se realice con el menor margen de error posible, asegurando la rentabilidad.

Análisis de datos

Una tarea obligada en el Buen Fin se basa en recabar los datos generados. Hay que recordar que estos pueden ser de múltiples tipos y caudalosos, de manera que lo ideal es disponer de un sistema que unifique y procese la información para que el análisis sea lo más ágil posible. Esto permitirá a la empresa establecer las pautas más eficientes para la próxima temporada alta y mejorar las prácticas relativas a la experiencia del cliente. También, identificar las áreas donde la innovación podría tener un impacto favorable.

Para participar en el programa es
preciso registrar al negocio en la página oficial. 

Por último, es importante tener en cuenta para el Buen Fin, y de modo general en el sector consumo, las tendencias capaces de transformar la experiencia de compra, como la incorporación de distintos medios de pago y el comercio online. Más allá de que la empresa comercialice electrónicos, línea blanca o juguetes, contar con la tecnología correcta facilitará la planificación del negocio y su crecimiento exponencial.

Si requieres optimizar las áreas comerciales, contáctanos para más información.