Experiencia de compra es un concepto que ha cobrado fuerza con el avance de la tecnología; se refiere a todo lo que el cliente percibe en el proceso de adquirir un producto o servicio.

En una era donde la movilidad y la inmediatez marcan la pauta de las acciones comerciales, ser innovador en los puntos de venta representa un paso importante en términos de competitividad, de allí que CoDi, la plataforma de pagos implementada por el Banco de México para reducir el uso de efectivo y aumentar la inclusión financiera, se presente como una interesante opción para mejorar la experiencia de compra.

¿Cómo opera CoDi?

La plataforma permite realizar un sinfín de operaciones de compra-venta de bienes o pago de servicios. Opera mediante SPEI y el apoyo de dos tecnologías principales.

Foto: Shutterstock

QR

El código de respuesta rápida (Quick Response code, por sus siglas en inglés) es la evolución del código de barras. Su forma bidimensional permite almacenar datos codificados. Requiere un dispositivo móvil con un lector específico para su decodificación o lectura.

Foto: Freepik

NFC

La comunicación de campo cercano (Near-field communication, por sus siglas en inglés) es una tecnología de comunicación inalámbrica que permite intercambiar datos entre equipos: es aquella que interviene cuando una persona acerca su dispositivo móvil a la terminal de pago para efectuar la compra.

¿Cómo impacta CoDi la experiencia de compra?

La experiencia de compra es fuertemente influenciada por los medios de pago disponibles por el negocio al momento de la transacción.

Un cliente, al disponer cada vez de más medios de pago facilitados por la empresa, tiene la libertad de escoger la opción que mayores beneficios le brinde. Por lo general, estos se relacionan con la seguridad y la comodidad en la operación, por lo que CoDi, al responder de forma eficiente estos requerimientos, se vislumbra como una tendencia que gradualmente se irá consolidando en negocios de múltiples giros.

Por su parte, en poblaciones donde se dificulta tener acceso a otros sistemas de pagos, pero sí cuentan con un teléfono inteligente, se le otorga al cliente la posibilidad de trabajar sin billetes y manteniendo el registro de las operaciones.

Los clientes quieren opciones que les permitan moverse al tiempo que protegen sus operaciones, hablamos de un factor diferencial que en buena parte determina la experiencia de compra. Los plazos siguientes se encargarán de demostrar qué tan incorporada resulta la medida del banco central. El principal reto detectado para asegurar su éxito radica en lograr una adopción efectiva por parte de personas y comercios que ayude a perfeccionar los esfuerzos tecnológicos y asegurar la satisfacción de los usuarios.

Si deseas mejorar la experiencia del cliente con el apoyo de un sistema que admita diversos medios de pago o integrar varios puntos de venta, contáctanos para más información.