Perder el control del negocio puede ser lo peor que como ejecutivo puedes afrontar. Con TI es posible evitarlo.